lunes, 29 de noviembre de 2010

BABY BOOM


Es curioso, pero los embarazos nunca vienen solos. He tenido rachas en los que o me enteraba de cuatro o cinco embarazos al tiempo o pasaban muchos meses sin enterarme de ninguno. No sé si será la edad o no. Tampoco sé si se deberá a que en tiempos de crisis, como la gente se gasta menos en ocio, aumentan los embarazos. No sé si será instinto (maternal y/o paternal) o no. Lo que sí que es cierto es que en cosa desde enero hasta mayo ya me he enterado de la llegada de cuatro nuevas criaturas que van a venir al mundo en el caso de tres parejas (una de ellas gemelos) y todas me he enterado en cuestión de 15 días... Muchos bebés para asimilarlos. Y puede que no haya acabado aquí la racha, o puede que sí.

Y por mucha crisis que haya, por mucho que digan que el tener un hijo es un lujo, hay están todas estas nuevas criaturitas del 2011.

Así que desde aquí felicidades (o no) a sus futuros papis y a sus futuras mamis, que aprovechen ahora que luego vendrán esas noches de no dormir y esos días no descansar, donde nada era lo que parecía... Que yo mientras tanto tendré todas las esperanzas puestas con que algún día me digan que voy a ser tía... Cosa que de momento es un sueño sin cumplir, pero ¿llegará a ser realidad???

sábado, 20 de noviembre de 2010

HASTA QUE LOS LIBROS ME ENTIERREN


El jueves pasado, al salir de la biblioteca vi que habían dejado libros en la estantería de libros que te puedes llevar a casa por la cara. Normalmente ponen libros, revistas y otras publicaciones que ya están desfasados y no tienen ningún tipo de valor, otros que están desgastados o que tienen varias copias. A veces es interesante echar un vistazo y ver que te encuentras, porque aunque muchas veces no encuentras nada alguna vez sí.

Como digo el jueves había unos 6 ó 7 libros en dicha estantería y había un hombrecillo observándolos. Me acerqué y según el tipo los iba pasando a su derecha yo los cogía y los iba echando un vistazo. Uno de ellos llamó mi atención: "Condenados a vivir", porque confundí el título con otro libro que me gustaría leer o, al menos, echarle un vistazo: "Autorizado a vivir". No tardé en darme cuenta de mi error y viendo que el hombrecillo se llevaba todos los de la estantería le dije que ese también se lo podía llevar, que no era el que pensaba.

No sé bien como empezó a contarme su vida. Me dijo que él tenía muchos libros, unos 5000, y él insistiéndome en que le dijese cuántos libros tenía yo en casa, cosa que nunca he calculado pero creo que no llego a los 1000. Entonces, sin saber bien por qué, me empieza a contar que claro, para tener tantos libros en un piso no se podía tenía que ser un chalet, que un piso de 3 ó 4 habitaciones quedaba pequeño... (deduzco que vivía en un piso) y de pronto salta que un piso normal aguanta no sé cuántos kilos de peso (me dijo una cifra que no recuerdo, podría ser 2500kg). Yo lo flipaba mientras pensaba que por suerte no le tenía de vecino... Porque claro, según decía él, para esto es mejor un bajo que un alto.

Me sigue contando, sin yo darle pie a seguir con la conversación, que hay libros de obligada lectura que todo el mundo tiene que tener en casa (bueno, será si te gusta ese libro, digo yo), añadiendo él: "como por ejemplo la Biblia. Yo tengo 6". ¿Y para que 6? ¿no es suficiente con 1? Si en los 6 libros pondrá lo mismo, más o menos. Luego me explica que por una zona de mi ciudad la gente tira libros, apuntes y él los cogía todos (para qué querrá los apuntes de otra persona????). También me contó que en Madrid existen muchas tiendas con ofertas de libros, que el compró el de Derecho canónico por 300 pesetas (a mi no me interesa ni regalado) y los dos libros del MIR por 600 pesetas, toda una ganga (no me especificó el año de adquisición).

También me contó algo de un vendedor en Madrid que adquiría libros de segunda mano para luego venderlos, pero que no lo hacían como la mayoría, este compraba libros al peso... Y mientras prestaba mínima atención porque ni el tema me interesaba mucho y el hombre hablaba muy bajito, mi cabeza sólo pensaba en buscar cualquier libro, incluso los de la EGB, o cualquier libro que regalase la biblioteca, sea del tema que sea y venderlo al peso... Pero lo que no me dijo es a cuánto está el kg de libro y si la gente que le compra compra por libros o por peso, porque sería bonito decir eso de "póngame cuarto y mitad del quijote y medio kilo de la Biblia".

Al final logré largarme pero me costó lo suyo, esperando que al día siguiente no se me pegara a seguir contándome la historia de sus maravillosos libros... No pasó.

No sé como me las apaño que siempre acabo topándome con los más frikis del lugar.

viernes, 12 de noviembre de 2010

¿POR QUE ESTE SE LIBRA Y YO NO?

El Papa ha venido y ya se ha largado, dejándonos un montón de gilipolleces para pensar (o descojonarnos de las mismas), pero ninguna novedad. Vamos, que ha dicho lo mismo de siempre, lo mismo que puede decir el líder de una sociedad arcaica y machista que desde luego va en contra del lema "renovarse o morir".

Sin embargo no pienso hablar de la visita en sí, ni que dijo ni que dejó de decir, ni tampoco que no veo razonable el que paguen la visita de este tipejo y todo su séquito con mis impuestos habiendo tantas otras cosas que necesitarian ese dinero, desde carreteras, colegios, ayudas, fomento del empleo, hospitales, etc.

A continuación os dejo un vídeo sobre su visita a Barcelona. La locución es en plan coña pero no me apetece estar buscando entre los cientos de vídeos (no sé si serán más o menos), así que este me vale. Fíjense bien en el mismo para ver si ven algo extraño, algo que no cuadra.



El buen observador se habrá dado cuenta posiblemente. Al resto les tocará un segundo vistazo o creer lo que digo. Y es que ese personaje no lleva el cinturón de seguridad, algo que, según está la ley de tráfico lleva asociada una multa de 300€ (no sé si tal la cantidad habrá sido modificada) que corresponde a la persona que comete la infracción y no al conductor... Mi pregunta es clara, ¿El Vaticano ha pagado dicha multa? O además de invitarle (del dinero de todos, estemos interesados o no), incrementar el gasto con seguridad especial, tener ciertos privilegios (como sangre de su grupo en un hospital desconocido, cuando cualquiera podría necesitar sangre de ese mismo grupo) y demás gasto, ¿tenemos que asumir ese gasto nosotros? O peor aún, ¿le han condonado (perdonado) la multa? ¿y a mí me la condonarían si me pillan sin el cinturón de seguridad?

Y eso que los mossos han sido capaces de multar al mismísimo Kit, el coche fantástico, ¿Cómo es posible que este acto se les haya pasado? Y eso que el coche cuando aparació (no la secuela) para muchos/as tenía más poder que el mismisimo dios.

Que contradiciones nos da la vida...

Llegas tarde