sábado, 18 de febrero de 2012

IMPLANTES MAMARIOS

Desde hace un tiempo se lleva hablando en nuestros país de unos implantes mamarios (vamos, de tetas, para el que no lo entienda) que son de silicona industrial. Hace unos meses en Francia estalló el escandalo después de la muerte de una mujer (creo que fue en ese país) y aquí se decía que no debería de estallar la alarma, que esa marca no se usaba y si se hacía era de forma muy excepcional. Esta polémica se paralizó durante un tiempo y ha vuelto, más fuerte que nunca, debido a que a varias famosas las tienen implantadas.

Lo curioso de todo esto es que desde el año 2000 se prohibieron en EEUU dichas prótesis debido a que ya se conocía su contenido, sin embargo, imagino que por el dinero, al menos en Europa se siguieron comercializando.

Ayer vi un espectáculo lamentable en el que varias famosas criticaban todo esto (lo vi durante un corte publicitario de otra cadena, así que no lo seguí) en el que el grupo, capitaneado por Belén Esteban, estaban indignadisimas, todas salvo una que no tenía dichas prótesis y que fue legal al decir la verdad (podría no tenerlas, decir que sí, decir que se operó sin haberlo hecho y haberse subido al carro de las entrevistas).

Una de sus principales reivindicaciones que hacían era por qué el estado sólo iba a pagar la operación de aquellas personas que se hicieron la operación por la seguridad social (aunque aclaraban que no menospreciaban a estas) porque, según argumentaban, si el estado lo sabía tenía que no haber avisado por lo menos.

Me hacía gracia porque, en este país, la seguridad social no hace operaciones de estética. Otra cosa es que te pongan el implante después de ser estirpado el pecho. Es sólo un implante por una parte perdida del cuerpo, al igual que te ponen una pierna, un brazo o un huevo postizo si por enfermedad o amputación accidental se pierde. En este caso yo, como ellas hacían ver, estoy a favor.

Otra cosa distinta es que por antojo una mujer se opere y se aumente el pecho por que quiera. Entonces tienen que ir a una clínica privada y pagar unos 6000€ por la operación. Algunas se lo pueden permitir y no tienen problema para hacerlo de nuevo; otras (famosas) lo han hecho gratis a través de publicitar a la clínica y otras (las más deprimentes a mi entender) se han hipotecado o han vendido sus bienes para costearse la operación (caso de Raquel Bollo que vendió su salón y su coche, creo). En estos casos yo no soy partidaria de que el estado les pague la operación, ya sean famosas o no.

Por supuesto llevaron a un experto para poner algo de coherencia al tema y lo poco que le escuché decir era que cualquier mujer que fuese con una prótesis rota, la seguridad social sí se la iban a extraer, pero no le iban a poner otra de repuesto, como es lógico.

Por último decir que la mayoría de la gente no sabe que esas prótesis no son para toda la vida y tienen la caducidad de 10-15 años aproximadamente. Es decir, una persona que se opere con 20 años, a los 30-35 tiene que haber conseguido suficiente dinero para operarse nuevamente, si no quiere volver a como era antes o no quiere correr riesgo de muerte si se le rompen los implantes (y ahora no me refiero sólo a los de silicona industrial).

Como nos hartaremos de escuchar mucho sobre este tema dejo aquí mi entrada, que, con breves pinceladas he contado lo que opino sobre un tema. Ah! y que a todas las famosas de turno que tanto cacareaban anoche por la tele que no se preocupen, que con un par de exclusivas ya tienen dinero suficiente... Comienza la guerra por dar una exclusiva...

lunes, 13 de febrero de 2012

ESTAMOS EN AÑO BISIESTO

Como todo el mundo sabe (o quizás debería de saber) el año bisiesto es aquel año en el que febrero tiene un día de más. Que el año tenga 366 días, y no los 365 que acostumbra, puede tener sus ventajas y sus desventajas, eso es cierto, depende de como se aproveche o qué tipo de suerte es la que te venga en gracia (recordemos que la suerte puede ser buena suerte o mala suerte).

Hace cuatro años, en el 2008, escuché a una persona decir algo así como que los años bisiestos por lo general eran años de cambios. Los cambios suelen ser para ir a mejor. Y un cambio, aunque al principio nos de miedo lo desconocido, no tiene que significar nada malo.

Este año es año bisiesto. A nivel político se ven cambios (bueno, este año debería haber sido de elecciones. Al final se adelantaron pero muchos cambios van muy rápidos).

Personalmente hace cuatro años mi vida cambió en algunos aspectos. Este año está cambiando a pasos agigantados... Esperemos que la segunda parte también se cumpla y que los cambios que estoy experimentando sean buenos... Pero eso sólo el tiempo lo dirá...

Llegas tarde